20 noviembre 2014

Entrevista a D. Isidro Padrón Barrera, presidente de FANS



*Entrevista originariamente publicada el 12/05/2013

Tenemos la suerte de que los días 16 y 17 de mayo, D. Isidro Padrón Barrera, presidente de la Fundación Canaria de Ayuda a los Niños Superdotados, FANS, nos visite en Madrid con el fin de realizar unas Jornadas-taller sobre el éxito educativo entendido en su más amplio sentido. Con tres hijos de altas capacidades, con 21 años de andadura en la Fundación y centenares de niños que han recibido la ayuda de la misma, con su enorme capacidad de investigación y sabiduría para captar la esencia de la inteligencia humana, D. Isidro Padrón es un referente muy importante cuando se habla de educación. No sólo de educación de los niños de altas capacidades, sino de todos. Cuando se conoce profundamente el funcionamiento de la inteligencia, y a ello se le aúna la comprensión, existe la posibilidad de facilitar a todos los niños las herramientas necesarias para desarrollar todo su potencial, evitando así problemas posteriores, no sólo académicos, sino de todo tipo. Sin duda es la persona que ha obtenido más sentencias favorables en sus repetidas peticiones ante la justicia de atención a las necesidades educativas de los niños, sentando algunas de ellas jurisprudencia de gran relevancia para el ámbito educativo. 

Queremos aprovechar la ocasión para acercar a los lectores de PLE algunas cuestiones relevantes sobre el tema, realizándole esta entrevista: 



PLE: Una de las características más notorias de los niños de AACC es su perfeccionismo. ¿Es cierto que funciona al mismo tiempo como motivador, para ir más allá en los logros, que como inhibidor, cuando el miedo al fracaso o a no conseguir un resultado perfecto bloquean el empuje necesario para llevar a cabo los deseos o pensamientos?


I.P.: Efectivamente, el perfeccionismo puede promover la motivación y al mismo tiempo inhibir muchas acciones que forman parte del desarrollo. Es un doble efecto que no hay que olvidar.  




PLE: ¿Es mejor abordar este tema desde que son niños? ¿Qué ocurre si no se hace nada al respecto o no se sabe qué hacer como cuidadores o padres?

L.P.: Debe abordarse lo más tempranamente posible. Cuanto más tarde se aborde, más difícil resulta que la ayuda sea efectiva. Si no se hace nada al respecto, lo que suele ocurrir va desde que se generen bastantes limitaciones en su desarrollo, hasta que surjan trastornos y enfermedades.  


PLE:  Dada la importancia entonces de intervenir en forma de ayuda, ¿cómo y en qué momentos podemos suavizar ese perfeccionismo?

I.P.: La forma más general de suavizarlo está en atender todas las necesidades educativas, de forma que la mente no quede polarizada en una o unas pocas. El perfeccionismo es el síntoma de un rasgo caracterial de los niños de AACC, de forma que acaba derivando en ser una necesidad a atender. Otra forma de suavizarlo es explicar al niño la idea de que lo perfecto es enemigo de lo bueno. La reflexión conjunta con los niños es un camino de excelentes resultados. 


PLE: ¿Y cuáles son las especiales necesidades educativas de los niños de AACC? 

I.P.: Este punto da como mínimo para otra entrevista. Es un tema amplio aunque cuando se conoce, es más sencillo de lo que pudiera parecer. Precisamente, en los talleres que estoy realizando este mes de mayo por toda la geografía española se trata fundamentalmente el tema de las necesidades educativas de estos niños, punto de partida inevitable para una atención adecuada. También se puede acceder a ellas a través de la lectura de mi libro "Las necesidades educativas especiales de todos los superdotados", y que pueden solicitar a través de la web de nuestra fundación: www.fansc.com


  
PLE:  ¿Cómo conseguir que esas mismas actuaciones no hagan que el niño acabe conformándose con los resultados medianos y deje de esforzarse? ¿Es posible?

I.P.: Cuando se atienden todas las necesidades educativas no se da el dejar de esforzarse, el perfeccionismo no actúa en la parte de abordar desafíos sino en la parte de la persistencia en mejorar las acciones. 


PLE:  Asociado al perfeccionismo está el tema de las obsesiones que, según el niño, serán más o menos intensas y recurrentes. ¿Cómo abordarlas y suavizarlas?

I.P.: Suele ocurrir cuando la mente se centra en detalles que no son relevantes. Es importante que predomine el interés por aprender, el nivel de la madurez, en ciertas necesidades cuyo aumento no es problemático. Las obsesiones surgen cuando falta comprensión. Atendiendo todas las necesidades educativas, se le ofrece al niño el sentimiento de comprensión o la sensación de que está atendido. Por otro lado, los cuidadores y padres deben cuidar a su vez su propio perfeccionismo para no contagiarlo a sus hijos. Los hjjos suponen una oportunidad para mejorar como personas, y el mejor predicador es el ejemplo.


18 noviembre 2014

Testimonio: reflexión sobre la vuelta al cole


Una mamá educadora en casa y miembro de la Plataforma por la Libertad Educativa nos hace llegar esta reflexión ante el ajetreo generalizado por la vuelta al cole. Por su expreso deseo, el texto se publica sin firma. Asimismo, ruega disculpen cualquier error lingüístico pues el español no es su primera lengua.





Quería compartir lo que iba observando hoy, después de estar muchos días sin entrar en la "metrópolis" (vivo en zona rural), quizás por esa misma razón y por el hecho de que nuestra hija nunca ha estado escolarizada, me ha impactado aún más lo que iba observando mientras hacía mis recados en un gran centro comercial.

He notado que la actitud de los padres y madres (la verdad, eran más madres que padres) hacia sus hijos casi todo el tiempo era de falta de paciencia, de tensión general, llegando al abuso verba y psicológico e incluso físico (una madre le pegó a su hijo en el trasero, cuando ese se iba quejando de algo repetidamente, mientras estaban delante de los libros escolares y con su lista de compra en la mano).

Vi madres agobiadas.

Los niños, por su parte, algunos estaban fuera de si, dando voces y gritando en las tiendas, vi a varios provocando a sus hermanos pequeños. Había mucha energía física por su parte... pero sin posibilidad de canalizarlo de manera sana.

Todo lo que he observado y contemplado hoy me ha hecho sentir cuánto me alegro de que nunca he tenido que seguir los órdenes del consumismo de la vuelta al cole, ni sentirme obligada a comprar ropa nueva, ni tener gastos en listas de materiales escolar, libros de texto, etc. Observaba un ritual social sin formar parte de ello. Me entristecía ver el esfuerzo que han de hacer algunas familias, que a lo mejor no tienen trabajo y no llegan a fin de mes, pero se ven obligadas a gastar mucho dinero en un material que ni siquiera pueden elegir.

Además, muchos padres y madres se alegran de que llegue septiembre y empiece el curso escolar porque no saben realmente estar juntos, en familia. 

Me siento afortunada de que nuestra familia esté feliz de estar juntos, que sólo nos hemos separado cuando todos hemos querido, que nunca hemos dicho “menos mal que ya se acaban las vacaciones”. Me siento afortunada de poder ignorar el consumismo escolar, y seguir simplemente haciendo como siempre vamos haciendo, comprando sólo lo que necesitamos o lo que queremos, viviendo nuestra vida y aprendiendo juntos por el camino.


********************



¿Educas en casa y quieres compartir tu testimonio?
Envíalo a homeschooling@libertadeducativa.org, puedes ayudar a muchas otras familias explicando cuál es tu experiencia educando en casa.

13 noviembre 2014

Cuando las etiquetas aportan comprensión- Entrevista a Rosa Jové


En la crianza respetuosa, se ha consolidado muy acertadamente la huida de etiquetas que nombren la variedad de comportamientos o especificidades que presentan los niños. Pero esa generalización es peligrosa en el caso de que nuestro hijo sea de altas capacidades. Agradecemos a la psicóloga Rosa Jové, especialista en AACC, aparte de serlo en sueño infantil, y autora entre otros libros de Dormir sin lágrimas, La Crianza feliz y Ni rabietas ni conflictos, la entrevista que nos ha concedido y que transcribimos en este post.

Las etiquetas son negativas si limitan, pero son positivas si aportan comprensión. Y de alguna manera hay que denominar lo que son estos niños, dado que no es una cuestión de, o sólo de, cantidad, sino de cualidad. Los niños de AACC son muy diferentes (piensan diferente, oyen diferente, sienten diferente y así en casi todo). Por citar sólo dos fuentes que recogen estas diferencias, podemos remitir al libro de Jeanne Siaud-Facchin El niño superdotado o al artículo de Lesley Kay.

La mayoría de los padres siente rechazo ante la sospecha de AACC de sus hijos, les da miedo la perspectiva. Ser de AACC, lejos de ser una facilidad, suele presentar una situación muy complicada para los niños y también muchas dificultades para los padres, sobre todo por la escasa información que existe sobre el tema y por el sistema educativo que tenemos, pero también porque implica un mayor esfuerzo a muchos niveles facilitar a estos niños las específicas necesidades educativas que tienen. Eso sin contar con las conductas desviadas ni las patologías que se suelen presentar por no atender precisamente esas necesidades educativas, que es lo que suele ocurrir en la mayoría de los casos cuando los adultos no dan importancia a sus sospechas o las acallan y la vida de estos niños transcurre sin que se informen, sin que los comprendan verdaderamente y sin que les den lo que sin duda necesitan.







Los test de CI son una herramienta que se creó para detectar otro tipo de cuestiones hace 50 años (ver minuto 32 de este programa de Redes) y no a los niños de AACC ni a sus necesidades. Por eso resulta muy limitada para la finalidad que se le está dando. Los perfiles caracteriales se van rebelando cada vez más como plenamente fiables, pero tampoco son algo completo.

Dada la situación actual en nuestro sistema educativo y el habitual desconocimiento sobre este tema por parte del profesorado y los colegios, además de la poca colaboración que suelen ofrecer a los padres precisamente por lo anterior, a la mayoría de los padres sin valoración de AACC de sus hijos los colegios les niegan la adaptación curricular o la aceleración. Abundando en lo anterior, muchas familias sólo con la valoración saben a lo que se enfrentan y se sienten con la fuerza moral de solicitar para sus hijos lo que necesitan a nivel educativo.


Pareciera entonces que las familias que educan en casa no necesitarían un diagnóstico profesional al respecto, puesto que pueden ofrecer a sus hijos lo que necesitan sin depender de terceros que lo aprueben o lo pongan en práctica. Pero hay que matizar que aún en estos casos, es aconsejable realizar un diagnóstico, cuanto más precoz, mejor, o incluso un pretest caracterial, con el objetivo de:


informarse de las especificidades caracteriales, sensitivas, cognitivas y emocionales, entre otras, de estos niños con el objeto de comprender la multitud de comportamientos que no suelen darse en niños que no son de AACC

comprender  y conocer de forma profunda a nuestro hijo, pues cada niño de AACC puede presentar singularidades muy acusadas

y gracias a lo anterior, tener la capacidad de ofrecer a estos niños las especiales necesidades educativas que tienen


  


Rosa Jové
Entrevista a Rosa Jové:

AACC  PLE:  Se ha ido haciendo fuerte en el ámbito de la educación la idea respetuosa de que las etiquetas son negativas. Pero, ¿la denominación de AACC es también una etiqueta negativa, tal como afirman algunos?

Rosa Jové: Está muy bien evitar las etiquetas cuando suponen una limitación para el niño. Pero hay determinadas cuestiones, como las AACC, en las que se hace necesaria una denominación para ponernos de acuerdo sobre aquello que requiere una profundización y adquisición de conocimientos que normalmente no se poseen.

AACC  PLE:  En el caso de las altas capacidades, ¿por qué se hace necesaria una denominación que nos acerque a la comprensión de estos niños?

Rosa Jové : En algunos temas, como el que nos ocupa de las altas capacidades, desafortunadamente aún se dispone de poca información a nivel familiar y escolar sobre lo que significa y sobre cuál es la mejor forma de abordar la crianza y educación de estos niños. Los niños de AACC tienen unas características y unas necesidades especiales que tanto los padres como los profesores y psicólogos debemos conocer. Y no sería posible que nos pongamos  de acuerdo y que compartamos información eficazmente si no tenemos una denominación común que nos sirva de punto de encuentro.

AACC  PLE:  Parece que sucede lo mismo en algún otro caso, como el síndrome de espectro autista, a veces también ligado a las altas capacidades…

Rosa Jové: Sí, es otro ámbito que requiere de una información que no está al alcance normalmente de todo el mundo, y esa información aporta una comprensión que es imprescindible  para ayudar a los niños autistas, tanto facilitando toda esa información en su entorno  como al propio niño autista, que por fin comprenderá de sí mismo muchas cosas que le angustiaban por no entenderlas. Sólo disponiendo del término Autista y estando dispuestos a aplicarlo, se pude ayudar a los niños diagnosticados con ese síndrome.

AACC  PLE:  ¿Cuáles son las posibles consecuencias de ignorar las altas capacidades de un niño?

Rosa Jové: Son múltiples, pero siempre negativas. Es muy raro el caso de un niño de AACC  que se convierta en un adulto equilibrado, que ha desarrollado plenamente sus capacidades y que se siente emocionalmente bien si no ha visto satisfechas sus especiales necesidades educativas. Normalmente, no satisfacerlas deriva en fracaso escolar y patologías de todo tipo, enfermedades de origen nervioso, dispersión mental, hiperactividad, insatisfacción crónica, depresión, ansiedad crónica.

AACC  PLE:  ¿Es siempre necesaria una valoración profesional de las mismas cuando existan sospechas de las altas capacidades?

Rosa Jové: Es lo más aconsejable. Es muy difícil que unos padres intuitivamente sepan qué ofrecer y cómo satisfacer las especiales necesidades educativas de estos niños. Si los padres son de AACC también, tendrán la facilidad de intuir qué necesita su hijo, al comprenderle mejor. Pero de cara a los profesores, es necesaria la valoración para adaptar el curso al niño o para avanzarlo de curso. Sin la valoración es muy difícil que el colegio haga algo diferente para estos niños, porque además muchos de ellos empiezan a dar problemas a los profesores tras llegar a cierto punto de desmotivación y aburrimiento, con lo que a los profesores se  les hace muy cuesta arriba creer que ese niño tan distraído, que parece estar siempre en las nubes, que no atiende en clase, que no se está quieto, que no quiere hacer la mayoría de las tareas y que muchas veces es desobediente, sea un niño de AACC.
Muchos niños de AACC son tenidos por niños más torpes que la media por parte de los profesores, y sólo una valoración profesional de AACC, y una explicación oportuna sobre lo que eso significa y cuáles son sus necesidades educativas especiales, puede conseguir que abran los ojos a una realidad que ni sospechaban o que incluso niegan. Hay que tener en cuenta que a menos que un profesional de la enseñanza haya elegido pedagogía terapéutica o inclusión educativa, en la que aprenden sobre NEE (necesidades educativas espaciales), durante sus estudios no se les enseña ni a detectar las AACC ni a comprender cómo son esos niños, ni a conocer las necesidades educativas especiales que tienen. El tema de las AACC en los estudios de magisterio o pedagogía se nombra de pasada y no tiene contenido diferenciado propio.

AACC  PLE:  ¿Cuáles son entonces los beneficios de conocer que un niño es de altas capacidades, tanto en la familia como en el colegio? ¿Y cuáles los beneficios de una valoración profesional de las mismas?

Rosa Jové: Los beneficios son poder conocer más profundamente las características y necesidades educativas especiales del niño, de forma que se le pueda aportar comprensión y ofrecerle esas necesidades educativas en el tiempo y forma que vaya necesitando. Con ello se le evitan al niño esas patologías que mencionaba y el posible y más que probable fracaso escolar (un 68% de los niños de AACC lo tiene). Además de que, por añadidura, el niño va a ser más feliz y va a haber por tanto menos problemática familiar al no vivir conflictos de importancia.

AACC  PLE:  Incluso se puede leer en algún artículo sobre la conveniencia de mantener en secreto la característica de ser de altas capacidades, también de cara al niño. ¿Cuál es la experiencia de no darle al niño esa información y cuál es la de dársela?

Rosa Jové: La mayoría de las veces el decírselo al niño supone un antes y un después en su vida. Ellos se dan cuenta de que son diferentes y, muchas veces, las mayores dificultades las tienen por no saber procesar esas diferencias. Hasta cierto punto, muchas veces se sienten peores, no normales, marginados, incluso aunque se sientan más inteligentes o hábiles para ciertas cosas. El comprender qué les ocurre, el conocerse más profundamente, saber por qué les afectan más las cosas, por qué necesitan defender con uñas y dientes las cosas justas aunque sus compañeros se muestren más indiferentes a eso, etc. hace que se reconcilien de alguna forma con el mundo, que encajen las piezas de un puzzle que creían incompleto. Muchos comportamientos problemáticos desaparecen simplemente con explicarle al niño que es de altas capacidades y lo que eso verdaderamente significa. Es infundado el miedo que se siente normalmente a dar esa información al niño. Además, el no decírselo le priva de esa posibilidad de encajar mejor y entender mejor su propio yo en relación al mundo en el que vive.

----------------------------------------------------------------------------------


Cuando en la entrevista se habla del autismo, merece la pena pasarse por aquí: post de una madre cuyo hijo tiene síndrome de espectro autista, en el que quedan bien patentes las ventajas de saber y comunicar a su entorno que ese niño es como es.



Este dibujo asombroso de 18 pies, del horizonte más famoso del mundo, fue creado por Stephen Wiltshire, un artista autista que, después de haber pasado tan sólo 20 minutos en un helicóptero mirando el panorama, fue capaz de realizarlo. Fuente Una Vída Lúcida.


Cabe destacar también que tampoco es nada despreciable el hecho de que un niño de AACC no diagnosticado, ni podrá acceder a cursos de enriquecimiento que realice su comunidad ni a las becas para Alumnado con Necesidades Educativas Específicas.

Un factor muy importante para desestimar la idea de etiqueta es la experiencia real positiva que se produce cuando a un niño de AACC le explicas cómo es y por qué se siente diferente y sus compañeros lo ven diferente. Incluso casos de tics nerviosos debidos a la ansiedad, agresividad en el hogar y carácter huraño, han remitido inmediatamente tras hablar con ellos y exponerles una realidad que les permite encajar las piezas de su puzzle vital. Queremos traer una muestra de testimonios de familias a la web, para que se comprenda mejor la dimensión de este tema, momento en que editaremos este post para enlazar a los testimonios desde aquí.

Por último, es especialmente importante el tema en el ámbito de los talentos artístico figurativos. Son niños con aptitudes considerables para la música, el arte o la escena. Se trata de un talento complejo que se basa en las aptitudes espacial-figurativa y los razonamientos lógico y creativo. Las manifestaciones  de este talento en la escuela sólo acostumbran a ser constatables alrededor de las actividades en materias plásticas. Por tanto, es importante la detección para establecer hasta qué punto tenemos que cuidar la motivación por este talento de forma extraescolar. También para enfocar la actuación académica hacia el incremento de la motivación escolar mediante recursos como la implicación de actividades figurativas o la vinculación de los contenidos con elementos de tipo artístico. (Fuente: “Formación en Altas capacidades intelectuales” de Leopold Carreras,  Flavio Castiglion, Milagros Valera y  Andrés González.)

Como dice un buen amigo, “conocer es amar, amamos aquello que conocemos”. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Loading...