08 febrero 2016

¿Hora de enterrar la etiqueta “Superdotado”? La escuela debería ser un estímulo para todos los niños.

Con una niña tan brillante, algunos padres pensarían que sacaría buenas notas en cualquier entorno escolar y no harían mucho más. Pero Turiello estaba convencido de que su hija necesitaba un ambiente especial, en parte debido a su propia experiencia. De niño, aunque obtenía puntuaciones muy altas en los tests de inteligencia, casi abandona la secundaria. Estaba aburrido, se sentía desmotivado y se encontraba socialmente aislado.


“Lancé un puñetazo a la profesora en el segundo año de primaria porque le gustaba hacer bromas con mi vocabulario”, recuerda. “Tenía malas notas porque nunca hacía los deberes. Podría haber terminado siendo un vagabundo muy culto”.




Turiello, que ahora es abogado, y su mujer, Margaret Caruso, ayudaron a fundar una escuela privada en Sunnyvale (California), exclusivamente para niños superdotados.

Según Turiello, las mayores ventajas para Grace, de 11 años, y su hermano Marcello, de 7, son sociales y emocionales. “No tienen que intentar ser algo que no son”, afirma Turiello. “El que puedan estar entre otros niños siendo ellos mismos puede realmente cambiar sus vidas”.


Además, en la mayoría de los distritos de los Estados Unidos, los tests para estos programas se realizan antes del tercer año de la educación primaria. Los expertos consideran que hacer estas pruebas sólo en los primeros años de educación puede ser un problema, ya que las habilidades cambian con el tiempo y la práctica favorece a los estudiantes que tienen un ambiente enriquecedor en casa.


Los expertos prefieren emplear criterios y posibilidades variadas, entre otros, portafolios de experiencia artística o audiciones, entrevistas o perfiles descriptivos.

03 febrero 2016

Homeschooling empieza por "home"




Nuestra Sección de Homeschooling publica un artículo de Esther Quiles, madre homeschooler y asesora de Clonlara School.


A menudo escucho o leo comentarios de familias con hijos muy pequeños que dicen que hacen homeschooling. Se esfuerzan en buscar materiales, crear rutinas escolares, comenzar con los rudimentos de lectura de un modo sistemático y se queman antes de que  sus hijos ni siquiera  tengan edad de todo eso.

La sociedad nos empuja a llevar a nuestro hijos a la escuela cada vez antes, pero eso no es lo natural ni lo adecuado, son exigencias de una sociedad donde los niños molestan y necesitamos tenerlos recluidos en algún lado. Luego salen los psicólogos y dicen bla, bla bla, que es muy bueno para su desarrollo asociarse con otros niños desde temprana edad y todo ese rollo que no me creo en absoluto. Pero la sociedad tal y como está montada necesita fundamentos que la justifiquen y que la ayuden a seguir en esa onda, eso sí, con la conciencia limpia.

Cuando decidimos no llevar a nuestros niños a guarderías ni al cole, pero copiamos  su modelo y lo trasladamos a nuestras casas, estamos fallando. De esta manera, además de estresarse los niños, también nos estresamos nosotras y el caos  puede estar a la vuelta de la esquina.

29 enero 2016

Cine-debate en la Universidad Complutense de Madrid




Reevo organiza un ciclo de cine-debate sobre educación en Madrid. En esta ocasión se va a proyectar el documental de la Plataforma por la Libertad Educativa, "Educación a la carta (La revolución pendiente)" y posteriormente se realizará un debate con la participación de su directora, Laura Mascaró.



Fecha: Martes 2 de febrero de 2016
Hora: 18:00 (proyección). Al finalizar, se iniciará el debate
Lugar: Facultad de Educación UCM (Aula 2501) Calle REctor Royo Vilanova s/n


28 enero 2016

Homeschooling y Charlotte Mason




Silvia Cachia escribe para nuestra sección de homeschooling sobre la filosofía educativa que sigue: Charlotte Mason.




Yo vine a trabajar como maestra de parvulitos por cuatro años, otro en primero, y otro en segundo. A los seis años salí embarazada de mi hija mayor y me retiré de las escuelas hasta la fecha.

Conocimos a una familia que educaba en el hogar, lo cual nos parecía cavernario. Pero en poco tiempo pasamos de criticarlo a pensar en hacerlo nosotros también.


Embarazada de mi hija mayor, conocimos a una familia que educaba en el hogar, lo cual nos parecía cavernario. Pero en poco tiempo pasamos de criticarlo a pensar en hacerlo nosotros también. Y aquí estamos, con mis hijas en “quinto”, y “tercero”.

Esos primeros años leí a John Taylor Gatto y John Holt, también a Ruth Beechick, y amigas homeschoolers me regalaron la obra de Charlotte Mason y el libro de introducción de Karen Andreola.

Los primeros años más que pasarlos aprendiendo del método de Charlotte Mason (aunque siempre me interesé por ella), los pasé algo consumida en querer probar a los demás que lo que hacíamos era estupendo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Loading...